Entrevista escuela autogestionaria L’Arcàdia

Los grandes hitos del movimiento libertario no se reflejan, para mi observación, en las diversas y exitosas experiencias masivas, sino en el continuo devenir la práctica revolucionaria de hoy en la normalidad social del mañana. Ese cambio lento pero firme que se ve al contrastar cómo muchas de las ‘excentricidades’ de las libertarias de principios de siglo XX pasarían hoy bastante desapercibidas.

Discursos y hechos pioneros como la cuestión afectiva, el naturismo, la labor de personas como Félix Martí Ibáñez o de colectivos como Mujeres Libres lo atestiguan, la asunción colectiva de la organización horizontal como la natural frente a la vertical lo afirma. Francisco Ferrer i Guardia, las escuelas racionalistas, los ateneos, Paideia… y todos los proyectos herederos de la idea —inseparable de la práctica— de que el cambio sólo será real si es fruto de un cambio de mentalidad colectivo y de que hay que aprender a vivir para poder ser felices, estos, lo claman a voces por todo el mundo.

Bien, L’Arcadia es — fermentada en Can Batlló, un increíble hervidero de experiencias horizontales en el Barrio de Sants (canbatllo.org/), con los ingredientes de años de lucha, reflexión y estudio— la continuación radicalmente directa de la quintaesencia de la transformación antiautoritaria. Un proyecto que bebe de los mejores maestros y maestras y se apoya en la experiencia y la formación como dos pilares para, de nuevo, y pese a todas las derrotas, seguir la senda que conduce este mundo a un lugar más habitable construyendo una sociedad más amable, libre y justa.

Pudimos disfrutar de su contagiosa y alegre sabiduría en Xixón, en una gira organizada por el norte peninsular para dar a conocer su proyecto y su estadio.

Aprovechamos la ocasión para preguntarles, en ASTURIES, por todo esto y algo más.Naves-de-Can-Batllo-en-las-que_54434026241_51351706917_600_226

— Este titán que llamáis L’Arcàdia impone, así que vamos a empezar lento. Es una escuela planteada desde los 3 a los 16 años, pero… ¿por qué cooperativa?

Pensamos que un proyecto de educación antiautoritaria debe reflejar sus principios en todos sus aspectos y no sólo en los que entendemos como propiamente educativos. ¿A alguien se le ocurriría intentar llevar a cabo una educación autogestionaria desde el despacho de dirección? Decía Confucio que sólo el ejemplo educa.

Pero no basta con que un proyecto sea cooperativo en términos de legalidad —porque la ley de cooperativas no es una ley para la autogestión. Así, una cooperativa autogestionaria, como la hemos pensado, anula su consejo rector, liquida las escalas salariales, toma en cuenta aspectos cualitativos de escala humana y no sólo monetarios, no contempla la contratación de personal externo y es declarada sin ánimo de lucro, lo que implica, aquí sí legalmente, que cualquier beneficio debe revertir en el propio servicio que ofrece la cooperativa. En nuestro caso también contemplamos la posibilidad que revierta sobre el conjunto de Can Batlló, donde cooperamos más de una treintena de proyectos: intercooperación.

Entre lo público-estatal y lo privado-mercantilista nosotras proponemos un modelo público-comunitario desde el cooperativismo autogestionario, es decir, un modelo público que recupere la gestión de los servicios poniéndolo en manos de la comunidad directamente vinculada al mismo.

— ¿Cómo evitaréis entonces que se de algún tipo de barrera económica de acceso?

Primero desmentir o desmitificar la idea de gratuidad. Nada es gratuito, una servidora como mínimo ha tenido que desayunar para recargar de fuel del depósito para poder aburriros con las respuestas de esta entrevista.

Si pensamos en el acceso gratuito a los servicios resulta que echamos mirada atrás y observamos que lo que hacemos es un pago diferido a través de los impuestos que supuestamente son progresivos y luego se redistribuyen equitativamente (ingenuo, ¿no?).

¿Alguien ha echado cuentas de cuánto cuesta al Estado la escolarización de cada niño/a? Según el informe del MECD de 2014, 6.000€ anuales por cada plaza. Eso viene a suponer, contando que el curso empieza a mediados de setiembre y acaba un poco pasados mediados de Junio, 666 euros mensuales por niño/niña.

Evidentemente ahí no se incluyen los pagos que hacen las familias en conceptos de libros, ropa para deporte, batas, materiales consumibles, comedor, colonias, excursiones, actividades extraescolares… Quien tenga un menor a su cargo ya se hace la cuenta.

En este o en cualquier proyecto autogestionado, no se trata de si es gratuito o no —porque ya sabemos lo que cuesta mantener abierto un local sin subvenciones— sino de, y a eso apunta la pregunta, es como regular un acceso universal no discriminatorio por razones de renta.

En L’Arcàdia hemos establecido diferentes mecanismos como las aportaciones voluntarias que hace tiempo realizan tanto individualidades como colectivos —y que os emplazamos a hacer—, la diversificación de servicios educativos, más allá de la actividad escolar; la optimización de recursos eliminando costes superfluos a las familias (libros, batas, extraescolares, excursiones de pago), la propia solidaridad del profesorado, que en asamblea acordó hacer una aportación mensual voluntaria de 400 euros mensuales —es decir, que cada profe “apadrina” alumnos sin recursos—, la intercooperación con proyectos rurales y cooperativas de consumidoras para reducir costes de comedor, la eliminación de personal PAS (copistería, cocina, limpieza…) ya que estas tareas se hacen comunitariamente, etc…

En cuanto a cuotas familiares, evidentemente habrá, pero según renta. Es decir, que la solidaridad recaerá, necesariamente, sobre quien la necesite, y a las familias que dispongan de posibilidades económicas se las emplazará a solidarizarse con las de sus compañeras. Se trata de establecer una redistribución equitativa intraproyecto (no estatal) y establecer mecanismos mas extremos para personas en un estado económicamente vulnerable.arcadia_sergi_pujolar

¡De cada cual según sus posibilidades y a cada cual según sus necesidades!

— ¿Y en qué se traduce lo autogestionario?

Nosotras hablamos de la triple A —como las agencias de cualificación capitalistas— pero en el sentido de triple autogestión. Es un concepto que nos sacamos de la manga para valorar el grado de autogestión de las escuelas que visitábamos. Esto fue así debido que observábamos cosas que nos gustaban y cosas que no, dentro de un mismo proyecto, y de éste modo podemos atinar mejor en analizar en que ámbitos nos gustan y cuales no tanto, o cómo los mejoraríamos; así, con este criterio, construimos L’Arcàdia.

— Esperad, ¿triple?.

Sí, triple hace referencia en que tres niveles o ámbitos de un proyecto educativo podemos aplicar los criterios autogestionarios, y estos son:

En el ámbito de la gestión (cooperativa, condiciones laborales, relaciones comunitarias, militancia), en el ámbito de la organización escolar (nivel de autoorganización de los y las niñas, como se toman las decisiones, si son vinculantes, sobre que temas, cómo se gestiona el trabajo colectivo, etc.) y en el ámbito del aprendizaje propiamente (currículum, espacios de apredizaje y sus usos, selección de materiales, estilo de acompañamiento…).

En el diseño de L’Arcàdia hemos tenido en cuenta respetar y potenciar la autogestión en los tres ambitos, como no podía ser de otra manera.

— Entonces, sois una escuela ‘libre’…

Sí, de transgénicos… (risas) Nosotras nos consideramos una escuela autogestionaria, porque nos matiza el concepto de libre —ya que este no deja de ser un cajón de sastre como aquello de “movimiento alternativo”—.

Cuando una educación se considera libre debería matizar que concepto de libertad tiene entre manos, porque el concepto liberal y el libertario son radicalmente opuestos.

Mientras que el primero concibe al niño o niña como un ser que nace absolutamente libre, el concepto libertario lo mira como un ser totalmente dependiente que sí o sí, debe luchar para alcanzarlo —si es que se alcanza. Por otra parte, el concepto burgués ostenta una libertad individual y competitiva que “se acaba donde empieza la del otro/a”. El concepto autogestionario es el de una libertad colectiva y cooperativa donde “tu libertad se proyecta con la de los demás”. Este segundo concepto —al cual nos suscribimos fehacientemente— por necesidad debe ir acompañado de un entorno igualitario, puesto que nadie es libre en una sociedad de esclavos/as ni asalariados/as.

Nosotras concebimos la libertad como un proyecto siempre por resolver, como una búsqueda del máximo de libertad posible para cada momento y persona, pero, una libertad colectiva, en igualdad, con justicia redistributiva, con equidad —para garantizar un profundo respeto a la diversidad— con solidaridad, respeto y ayuda mutua. Estos son los principios, los medios y los fines de L’Arcàdia.

— Vale, ya estamos metidas en harina hasta el cuello y aún quedan preguntas sin tanto peso: ¿Qué situación legal tendrá el centro?

L’Arcàdia estará legalizada puesto que de otra manera no llegaría a muchas personas de a pie, y ese es el objetivo.

— En una escuela se forman —o se deforman— personas. ¿Qué objetivos fundamentales tenéis para las personas que disfruten de crecer en L’Arcàdia? ¿Se trata de una formación dirigida a enfrentarse al mundo actual?

L’Arcàdia no es una pre-vida que prepara para una vida en el más allá, ¡L’Arcàdia es ya, es una vida vivida! Evidentemente cualquier persona necesita enfrentarse al mundo, y, guste de ello, o no, lo tendrá que hacer, la cuestión en juego es el “como” lo hará.

Hoy, psicólogos/as tienen en boga el concepto de resiliencia. Como la capacidad “de tirar p’alante” ante la adversidad —por decirlo en formato coloquial—. Pues bien: para que una persona disponga de esta capacidad es preciso que su experiencia vital temprana le ofrezca la posibilidad de luchar y superarse. Esto afianza una autoimagen ajustada de sí mismo/a y una autoestima positiva y elevada.

Lo que suele ocurrir en las escuelas, que supuestamente educan para “el mañana”, es lo contrario; lo que desarrollan es otro concepto psicológico que se conoce como indefensión aprendida. Es decir, cuando la persona tiene una experiencia vital frustrantemente autoritaria, en el sentido que no es resoluble, decrece su autoestima, establece mecanismos de defensa por imposibilidad y, dicho de manera que se entienda, aprende la sumisión. Si el objetivo de educar “para el mañana” pasa por encuadrar mentes atomizadas y sumisas para lanzarlas al mercado laboral para la producción de plusvalía para el capital, entonces, radicalmente, esa no es la misión de L’Arcàdia.

Si de lo que hablamos es de no crear una educación placentera —o autocomplaciente— sino una educación permanentemente conflictiva, crítica, creativa y resiliente, ahí sí se reconoce L’Arcàdia. En definitiva se reconoce en una educación para afrontar esta sociedad insufrible de manera consciente, creativa y transformadora.8XSvIcNo

— Por favor, dibujadnos cómo sería un día de cole en L’Arcàdia.

Lo dibujaríamos cómo si viviésemos en una comunidad de adult@s y criaturas que convivimos bajo los valores de libertad, igualdad, responsabilidad, solidaridad, respeto, ayuda mutua.  Y dónde la asamblea es el máximo órgano de toma de decisiones sobre la comunidad.

Si pensamos en un día cualquiera de L’Arcàdia, deberíamos pensar en una llegada a la escuela muy acogedora con un beso al llegar y con unas ganas inmensas de empezar la aventura del día. Trabajando de manera colectiva para el colectivo, trabajando en el huerto, arreglando desperfectos de la escuela (libros, mobiliario, poniendo la lavadora, o cosiendo las tiras de los mandiles…), trabajando tod@s para el bienestar del colectivo.

Desayunando después, bajo un árbol, en el comedor o en una tumbona… cualquier sitio es bueno para cuidarse, cuidar o charlar. Con el estómago lleno, el cuerpo caliente, y en un clima de aceptación único, podemos empezar a trabajar a nivel intelectual de manera individual en los laboratorios de investigación de la escuela. Ahí podemos buscar información de lo que nos hayamos comprometido a aprender; botánica, física, matemáticas, música, astronomía, papiroflexia, juegos cooperativos… y poco a poco ir realizando documentación organizada y documentada, para que cuando llegue el fin de la investigación (que puede ser de un mes, una semana, o el tiempo que el niño o la niña considere necesario), poderlo compartir con el resto de l@s compañer@s, en una asamblea de exposición. De este modo, se comparte lo aprendido, y puede motivar a compañer@s a seguir investigando por su parte.

Cumpliendo con el compromiso de la asamblea general de principio de trimestre, dónde acordamos los horarios, toca disfrutar de la gestión del tiempo de ocio. Tenemos un rato para hacer lo que queramos con el resto del colectivo, o sol@. Gestionar el tiempo, saber que te apetece hacer, disfrutar del sol, de las compañías. Momentos importantes en la vida, presente y futura.

Un grupo de personas, siempre rotativas, y de distintas edades y responsabilidades, empieza a preparar el momento de la comida, todo a punto para disfrutar del momento de socialización por excelencia, y un momento muy importante para la observación de cómo están l@s niñ@s.

En este espacio de tiempo, se dan muchos momentos educativos, (“¿Quieres más?” “¿Cuánto hay que…?”), conceptos matemáticos pero también de autoconocimiento y de regulación de la comida. En ningún momento se le servirá un plato, sino que el niño y la niña creará su plato, en colores, en sabores, en cantidades…

Y qué mejor después de comer que unos juegos, unos paseos, unas charlas, unas lecturas o unos escritos… mientras otro grupo rotativo e intergeneracional recoge la cocina y el comedor.

Por la tarde, podría ser el momento de hacer talleres temáticos que desde la asamblea general de organización del trimestre se hayan decidido hacer: estos los puede realizar cualquier persona que tenga los conocimientos y que respete las dinámicas de L’Arcàdia.

Estos talleres son de características más de grupo, no tan individuales. Y pueden ser cualquier tipo, siempre y cuándo partan del compromiso de la asamblea general, del grupo que va a recibir el taller y de la persona/s que lo vayan a desarrollar.

Al final de la tarde, dedicaremos un ratito a la merienda, y a recoger y limpiar los espacios que hemos utilizado. Como no tenemos a nadie que nos sirva, mejor dejarlo todo cómo nos guste encontrarlo mañana.

Llegó el momento de irse, y relacionarnos con otras personas… ¿Qué aventura pasará hoy?

En L’Arcàdia cualquier momento es perfecto para el conflicto—error, ya nos hace crecer, nos hace avanzar y aprender. Para ello las asambleas de resolución de conflictos o espontáneas se darán en cualquier lugar y en cualquier momento.

Este día de L’Arcàdia que os hemos contado, es sólo un ejemplo de lo que podría ser, ya que recordad que la Asamblea General será la que decidirá el horario y las tareas que realizar para conseguir la triple autogestión. Cada una según sus posibilidades. También comentar que este relato es más cercano a la dinámica de los niños y niñas de 6 a 16 años. Las criaturas de menos edad, funcionarían a nivel organizativo de manera distinta, iniciándose en e dialogo razonado a través de la resolución de conflictos, a la vivencia de los valores, a desarrollar la capacidad de elección, desde qué ropa ponerse, cuánto pan quieren o que actividad quieren realizar, con mucho tiempo para el desarrollo motriz y ético—moral, durante toda la jornada. (Iniciación a la asamblea, autonomía en la salud…)

Por último decir que es “a través de las vivencias y  experiencias cotidianas que podemos trasmitir los valores expresados anteriormente. Y que en las edades más pequeñas y en un ambiente de libertad responsables és la Igualdad.

Para ello hay que crear el concepto y la vivencia de que todas las personas hemos nacido iguales y todas las personas tenemos rasgos diferentes los cuales enriquecen la vida y las relaciones.

Teniendo en cuenta que cada persona hay que considerarla única, según su capacidad, según sus posibilidades y según sus necesidades; lo cual genera unas relaciones interpersonales e intergrupales que asentándose en la igualdad se la trata, se le pide y se le aporta conforme a su peculiaridad. Ya que la igualdad no supone que todas las personas han de recibir lo mismo, porque cada persona es diferente” y eso nos aporta una riqueza inmensa.

Si tratamos de vivir en este clima, los siguientes principios ya vienen enlazados; solidaridad, apoyo mutuo…

*Josefa Martín Luengo. La enseñanza autogestionaria.Ed. Paideia. Mérida. 1999

  • ¿Hasta qué límite llega la autonomía de quienes se formen en L’Arcadia? ¿Os habéis planteado cuándo intervenir? ¿Y cómo hacerlo?

Potenciar la autonomía de las personas de L’Arcàdia, no tiene límite, los limites que existen en la escuela son lo peligros y las agresiones. Estos limites se gestionarán paralizando estas situaciones al instante y mediante una asamblea espontánea o de resolución de conflictos al momento, entre compañer@s. A través del diálogo razonado y bajo los valores de L’Arcàdia.

  • ¿Cómo organizaréis el espacio en la escuela?

La estructura escolar es muy importante. El mobiliario debe ser móvil y poco estructurado. La distribución del espacio es necesario que facilite la comunicación entre las personas y a la vez debe permitir que se pueda trabajar en los espacios de manera cómoda. Por todo esto hemos diseñado la escuela toda en planta baja, y que los laboratorios den directamente al exterior, así cumplimos dos necesidades, una la cantidad de luz natural en los espacios de trabajo y facilitar la movilidad de los niños y las niñas, así como la libertad de poder salir al exterior a leer, pintar… sin perder nunca el contacto visual entre lo que está pasando dentro y fuera de la escuela.

Al mismo tiempo los espacios de investigación se comunicarán entre sí y en caso de necesitar espacios más amplios, hemos pensado que alguna aulas tengan las paredes móviles.

El espacio comedor y cocina nos los planteamos en el centro de la escuela de educación infantil y del resto para facilitar el trabajo y la comunicación con toda la comunidad. El comedor también tendrá varias salidas al exterior.

En resumen necesitamos espacios con luz natural y  flexibles que se adapten a las necesidades de cada momento y a cada generación.

  • ¿Y la Secundaria?

La secundaria, esta prevista para el 2028 y no nos planteamos construirla hasta unos años antes. Aunque sólo lo disfruten las primeras generaciones, tenemos el proyecto que sean l@s propias alumnas las que diseñen el espacio, y participen en la medida de sus posibilidades en la construcción.

De este modo pensamos que construiremos un espacio que realmente responsa a las necesidades de las edades que vayan a trabajar terminar su última etapa en L’Arcàdia.

  • Todo esto surge en Can Batlló, algo que merece, por lo menos, un artículo entero, y nos encargaremos de que lo tenga. Hasta entonces, ¿podéis definirnos a grandes rasgos qué es y cómo se relacionará la escuela con el resto de Can Batlló?

Lo que es Can Batlló lo podéis ver en su página web, pero en relación a L’Arcàdia es importante que hablamos de un colectivo de personas adultas que practican la autogestión: tener referentes así es de una importancia de magnitud. Por otro lado, todos los espacios de Can Batlló son espacios de aprendizaje, desde la carpintería, dónde podemos aprender a reparar o crear mobiliario, juguetes, maquetas…y a la vez juegan el espacio de motivación, si quieres reparar la silla rota de la escuela y quieres que sea funcional igual debes aprender la necesidad de las medidas entre otras.

Este es un ejemplo, pero hay que tener en cuenta que hay espacios de auto reparación de bicicletas, coches, motos, talleres dónde trabajar el metal, la luz, el agua, una imprenta artesanal, un archivo de los movimientos sociales, talleres de arte, de cine, de audiovisuales, rocódromo…

Tenemos un gran entorno  de dónde extraer motivación y saberes, a través de la practica y del trabajo manual y intelectual, además de las relaciones intergeneracionales que se puedan dar.

  • Encontrarse un proyecto de esta envergadura tan trabajado es reconfortantemente abrumador. Parece que ya está todo. ¿Qué falta para que esto exista?

Falta conseguir la inversión inicial, que responde al 20% de la inversión final. Este 20% es el necesario para, que lo que no consigamos a través de donaciones entre otras, lo podamos conseguirá través de las finanzas éticas.  

— Claro… pero ¿cuánto es esa inversión final?.

(Risas) Son necesarios dos millones de euros, entre rehabilitar las naves y comprar el mobiliario y el material necesario.

— ¿Por qué tanto?

Porque la ley estatal acerca de la apertura de escuelas parece que se hizo con toda la intención de que las clases populares no puedan crear escuelas. De algún modo pensamos que se aseguran que sólo Estado, Iglesia y Capital puedan construir escuelas.

Piensa que la escuela que plantea L’Arcàdia es la más pequeña que permite la ley, y estamos hablando de 2000m2 construibles y de 1000m2 de exterior. No está permitido hacer escuelas más pequeñas, en L’Arcàdia la capacidad máxima será de 196 (lo que permite la ley); para nosotr@s lo ideal serian una 80 personas entre infantil y secundaria. Así que ya sabes el porqué, ¡no es que queramos poner baños de oro! (Risas)

  • ¿También sois arquitectas?

¡Sólo nos faltaba eso! (risas). No, no lo somos. Pero en Can Batlló contamos con una cooperativa de arquitect@s (LaCol) con la que, desde el 2009, trabajamos juntas para que L’Arcàdia sea una realidad. Hemos trabajado en el proyecto técnico y educativo a la vez, para que todo tenga sentido y sea coherente. Por suerte hay mucha gente trabajando con L’Arcàdia y no tenemos que saber de todo. Sólo cooperar y sumar saberes.

— Cada respuesta vuestra abre una entrevista más, es increíble. ¿Qué podemos hacer desde aquí para apoyaos?

Poner en marcha la maquina de billetes o en su defecto poner el marcha la creatividad para conseguir el dinero. De momento nosotras tenemos una via de donaciones individuales y colectivas en las que cada mes se retira de la cuenta que nos pongáis la cantidad deseada, y vamos realizando un ahorro colectivo. Esta línea la llevamos practicando desde el 2009, y nuestros ahorros están en el coop57 (https://coop57.coop/), es muy interesante su historia, y ya están en todo el territorio. Mientras no utilizamos el dinero sabemos que se esta usando para impulsar otros proyectos la mayoría a nivel social y siempre dentro del cooperativismo.

  • Vale, vamos a terminar la entrevista. ¿Nos contáis alguna pregunta de esta gira que os llamara la atención y cual fue vuestra respuesta?.

Sí que hubo una pregunta en Izar Beltz que nos sorprendió gratamente; nos preguntaron que cómo hacemos, después de tantos años (desde 2009) y sin tener el proyecto marcha, para seguir juntas y motivadas. Nunca nos habían preguntado por nosotras.

Nuestra respuesta fue que trabajando mucho las relaciones personales, buscando espacios de trabajo y de placer. Y a nivel de motivación poniéndonos objetivos cercanos posibles de conseguir para ir acercándonos cada vez más al objetivo casi final que es abrir L’Arcàdia.

  • Gracias por todos estos años de trabajo para conseguir llegar hasta aquí. Lo realmente complicado ya está hecho, seguid así, por las que lo hicieron antes que nosotras, por las que aún no han nacido y por las que ya estamos en este mundo.

A vosotr@s por darnos la oportunidad de compartir el proyecto de tod@s.

L’Arcàdia.

 

— Sería una irresponsabilidad dejaos marchad sin tratar de empaparse de un poco de los frutos de vuestro trabajo pedagógico más allá del proyecto en si. Os voy a pedir alguna referencia bibliográfica sobre pedagogía…

CARRASQUER, FÉLIX. La Escuela de Militantes de Aragón. Una experiencia de autogestión y de análisis sociológico, Barcelona, Foil, 1978.

CARRASQUER, FÉLIX. Una experiencia de educación autogestionada, Escuela “Eliseo Reclús”, calle Vallespir 184, bcn, 1935-36.

CARBONELL SEBARROJA, Jaume: «Escuela Libre Paideia. El aprendizaje de la autogestión», Cuadernos de Pedagogía, núm. 247 (mayo 1996), págs. 38-46

FREINET, CÉLESTIN. Parábolas para una pedagogía popular. 3a ed. Barcelona: Laia, 1975 (Ediciones de Bolsillo. Ciencias Humanas. Pedagogía; 11) 371.45 FRE

FREINET, .CÉLESTIN. (1972) Per una escola del poble. Laia, Barcelona

FROMM, ERICH. La por a la llibertat. Barcelona: Edicions 62, 1965 (Llibres a l’Abast; 29) 123 FRO

MARTIN LUENGO, JOSEFA. Fregenal de la sierra. Una experiéncia de escuela en libertad. Ed. Nuestra Cultura. Madrid.1978.

MARTIN LUENGO, JOSEFA. Intento de educación antiautoritária y psicomotriz en preescolar. Ed. Josefa Luengo. Merida. 1981.

MARTIN LUENGO, JOSEFA. Paideia una escuela libre. Ed Ziggurat. Madrid.1985.

MARTIN LUENGO, JOSEFA. Desde nuestra escuela Paideia. Ed. Madre Tierra. Móstoles, 1990.

MORIN, EDGAR. Els 7 coneixements necessaris per a l’educació del futur. Barcelona: Centre Unesco de Catalunya, 2000 370.46

ROGERS, C.”Libertad y creatividad en educación”. ED. Paidos. Barcelona 1982.

ROGERS, C. “El proceso de convertirse en persona”. ED. Paidos Barcelona 1993

TOLSTOI, LEON. Qui ha d’ensenyar a qui i altres articles pedagògics. Selecció, traducció i notes d’Elena Vidal; pròleg de Gerard Jacas. Vic: Eumo, 1990 (Textos Pedagògics; 25) 371.4(Tol) TOL

TOLSTOI, LEON. La escuela de Yasnaia Polaina, Madrid, Júcar, 1977.arcadia-gijón-A3-724x1024

Posted in Educación | Leave a comment

Verbena Officinalis Verbena Hierba Sagrada

verbena-1Apenes usada yá en fitoterapia magar
la so enorme tradición sanadora.
Tien de recoyese la mañana de
San Xuan. Güei considerá maleza,
rucio, n’otru tiempu la tradición
celta considerabenla sagrada. Los
vieyos feciales romanos, una especie
de garantes del drechu internacional,
llevaben verbena como
símbolu de paz nes sos negociaciones.
Considerabase panacea y
nes fiestes de branu teníase como
costume regalar verbena, d’ende
vien lo de les verbenes como sinónimu
de folixa. Anguaño sábese
de la so capacidá pa descongestionar
la zona nasal en forma de cataplasmes.
Y sábese del so poder
pa xenerar más llechi nes muyeres
que dan pechu. Tamién s’usa
como reconstituyente pa persones
convalecientes. Virtudes toes
elles escases comparaes cola so
enorme tradición máxica sanadora
ancestral. Creemos que si tantes
cultures antigües la veneraben tien
de tener un potencial médicu que
convendría redescubrir.

Posted in Cultura, Medicina | Leave a comment

-Poesia-

Que la maquina se detenga

y que de los engranes salgan hombres y mujeres

empuñando martillos que se vuelvan contra ella

Que los tatuajes de dragones y llamas ocultos bajo las camisas cobren vida y marchen en bloque recuperando las calles

Que cuando querramos marchar volemos

Que retrocedan los tanques ante los puños

Que nuestras voces les sepan lacrimogenas y que el cielo se oscurezca de piedras lanzadas al aire

Que se descubra que los ordenadores solo sirven para hacer barricadas

Que cuando querramos gritar libertad nos salga fuego por la boca

Posted in Descargas | Leave a comment

Reseñas cultura ASTURIES nº5

[Libro] Revolución hasta el fin Biblioteca Subversiva Crimental, Reapropiación. 172 páxinas. Xixón 2016.

revhasfinEl contexto en el que se escribe este texto, no solo evidencia la crisis social del capitalismo en las décadas 1960, 1970, sino el estado de quiebra de una de las ideologías socialdemócratas más nefastas de la historia: el leninismo. Así, mientras se generalizan las luchas y las rupturas de clase desde distintos sectores de nuestra clase en todo el mundo, los partidos autodenominados comunistas adquieren un descrédito generalizado. Fenómenos como el grupuscular -escisiones continuas de partidos comunistas- o el guerrillerismo llegan al súmmum en estas dé- cadas y son una prueba evidente del agotamiento de los P.C. oficiales en su intento de reprimir la acción política proletaria en todo el mundo. Cada vez es más claro en todas partes el papel que juegan los países del Este en la represión mundial de las luchas proletarias. Toda una serie de apoyos críticos toman fuerza para destruir la ruptura -troskismo, maoísmo, guevarismo…- y afirmar la reforma. En todo este contexto, Revolución Hasta El Fin, arroja luz colocándose en la línea histórica de la praxis revolucionaria intentando ahondar en la ruptura programática entre la práctica revolucionaria del proletariado y las expresiones burguesas que tratan de reprimirla y atraparla en el lazo socialdemócrata. Como se comprobará es cierto que a veces hay toda una terminología confusa y algunas posiciones que todavía están influenciadas por concepciones socialdemócratas, pero hay que tener en cuenta que el texto no representa una conclusión, sino un momento de la ruptura con esas concepciones. Sus posiciones sobre la mercancía, la socialdemocracia, el proletariado, la crisis capitalista, la ideología, la revolución, el comunismo, las tareas… no hacen más que demostrar esa tentativa de retomar las posiciones históricas de la revolución y su actualidad para reforzar hoy la ruptura revolucionaria. EL MIL fue ante todo eso y pese a sus límites el texto Revolución Hasta El Fin es una de las formas bajo las que lo materializó y nos lo transmitió. Sólo por eso merece salir de la oscuridad.

[Libro] Las raíces del anarquismo. Peter Marshall. La Neurosis o las Barricadas. 297 pag. Madrid 2016

E9788494161438l anarquismo es un conjunto de ideas y prácticas en torno a la libertad y la igualdad que ha tenido como clave la posibilidad de adaptarse a diferentes contextos y de admitir en su seno una variedad significativa. Sin embargo, sería faltar a la verdad si admitiésemos que no existen líneas comunes que han marcado el devenir de tan original movimiento. Por eso, conviene de vez en cuando echar un ojo a lo que hicieron y dijeron algunas de sus figuras más significativas. En ese sentido, Las raíces del anarquismo supone un trabajo necesario, pues partiendo de la vida e ideas de Proudhon, Bakunin, Kropotkin, Malatesta y Emma Goldman desgrana las bases que constituyeron el ideal libertario. Además, tiene la virtud de hacerlo desde un profundo conocimiento de la obra de los cinco autores y desde la sana crítica, aunando los logros de estas extraordinarias personalidades con una exposición de su pensamiento que no se limita a glosar sus virtudes, sino que señala algunos de los límites y errores que cometieron. Supone, pues, una invitación a bucear en la propuesta anarquista desde sus principios, para quienes deseen construir un mundo más justo y libre.

[Película-Documental] Libertad Negra. Producción: José Enrique Sánchez. Duración: 70 minutos.

maxresdefaultEn febrero de 1940, Antonio García Álvarez -El Chófer- fue condenado a muerte en Consejo de Guerra sumarísimo; su delito el de “adhesión a la rebelión militar” por haberse unido voluntariamente como miliciano, a una de las Brigadas Populares del ejército republicano durante la Guerra Civil Española. En los meses de reclusión en la Prisión Provincial de Málaga hasta su fusilamiento, Antonio, un conductor de taxi de adscripción anarquista escribió de forma clandestina un Libro de Poemas con 67 páginas, pidiendo como última voluntad en una carta de despedida, que se publicasen esos poemas. Antonio fue ejecutado el 4 de octubre de 1940. Seis meses después llegaría a la prisión un indulto por el que se le conmutaba la pena de muerte por la de prisión atenuada. Ya fue demasiado tarde. Ese Libro de Poemas estuvo oculto durante décadas en el fondo de un armario en casa de unos familiares. Sus páginas liberadas son un vehículo de reflexión, pero hay más. Ni buscado desde el punto de vista cinematográfico hubiéramos encontrado el motor de esa escritura en prisión: una historia de amor. Todo está escrito para alguien, una mujer llamada “María Roa Jiménez”. La Historia, está en sus versos.

Posted in Cultura, Reseñas | Leave a comment

El radicalismo como forma de alienación

Que Asturies es un polvorín no lo duda nadie, pero por donde estalle va a ser otra cosa. Con una tasa altísima de personas en lo que se denomina “umbral de la pobreza” y la bomba de relojería de las prejubilaciones, la situación va camino de volverse insotenible.

Con tal panorama cabría pensar que la cosa se iría radicalizando hasta llegar a un estadio de necesidad de una revuelta contra el Estado y el Capital, o eso es lo que imaginá- bamos muchos cuando pensá- bamos en este escenario social. Con el 15M parecía que llegaba otra manera de estar en la calle, lejos de la manifestación estándar del jueves a las 19:30 en el Humedal, pero la cosa fue desinflando ante la falta de resultados palpables e inmediatos. O Capitalismo está morto-www.reflexaogeral.blogspot.comDesde luego desde la irrupción de Podemos en esta comedia que representamos se ha distorsionado la realidad de ese ciclo de movilizaciones, hasta el punto de haber quien afirma que está- bamos en un momento prerevolucionario y Podemos fue una maniobra de líderes mundiales para parar el estallido inevitable que iba a hundir los cimientos del sistema. Más allá de pajas mentales y leyendas épicas, para lo que ha servido realmente Podemos es para darnos la excusa perfecta, el chivo expiatorio con el que justificar nuestra ineficacia y nuestra autocomplacencia. Mientras, el “sector radical” en Asturies – por definir de algún modo a quienes creen en la necesidad de un cambio radical – se dedica a verlas venir, enfrascado en su guetho o apoyando batallas defensivas sectoriales, perdidas de antemano la mayoría, en las que solo puede participar haciendo bulto y se potencia cada vez más el “cada loco con su tema”, el hacer de la división una seña de identidad. La izquierda parlamentarista, esa de la que tanto despotricamos, habla de los problemas reales de la gente (desahucios, paro, etc), lógicamente desde un punto de vista reformador del sistema, pero de manera global y colectiva, más allá del “lo mío no se cierra”, del apoyo silencioso, del micromundo del trabajo industrial, etc. que afecta a una minúscula parte de la población Asturiana, hundida en el vertedero del paro o de los curros temporales y semiesclavistas, sobre todo en el sector del turismo y la hostelería. Lo mismo hace la extrema derecha, aunque de manera perronera echando las culpas a los inmigrantes, dan una explicación a los problemas colectivos. Ahora que estos dos sectores estan en auge – más el primero que el segundo– la respuesta es el despotricar y el antifascismo. Pero ser radical no es ser el más gallu de la quintana ni soltar consignas tan grandilocuentes como irreales, es ir a la raíz de las cosas, y la raíz de que estos sectores crezcan es el abandono total de las calles por parte de quienes las reclaman como medio de lucha, y la total desconexión con los problemas reales de la mayoría – incluso los propios –. Despotricar de Podemos, con la vana ilusión de desenmascarar algo que nunca tuvo careta parece ser la única actividad “revolucionaria” (sic) del momento. Sin embargo, repetir que la lucha está en la calle y no en las urnas sin salir a la esta última, resulta ya no contradictorio, sino una irresponsabilidad histórica. El problema no es que Podemos haya vaciado las calles, los que nunca creímos en Podemos la abandonamos voluntariamente y si se es asiduo a ciertas movilizaciones que hay en Asturies, se suele ver a más militantes o simpatizantes de Podemos que profetas de la calle. Respecto a la extrema derecha, resulta curioso como en las elecciones de diciembre, mientras unos celebraban el ascenso de Podemos y otros echaban bilis por la boca, un grupillo minúsculo de extrema derecha se lanzaba a cortar la calle Génova y en lugar de dar qué pensar, los antisistemas reaccionamos con comentarios en las redes asociales con un victimismo patético, en plan “¿porqué a ellos no los reprime la policía?” y perlas por el estilo, un ejemplo del victimismo defensivo e ineficaz en el que estamos apoltronados. En lugar de estar en la calle, ocupando nuestro espacio y no dejándoselo al minúsculo “peligro fascista” reaccionamos después con discursos y movilizaciones contra un problema, si es que es un problema real a gran escala, que nosotrxs mismxs hemos creado. El problema es que durante años hemos vivido en un mundo de comodidad, amparadxs en un gueto autoconstruído desde el que exorcizábamos nuestros fantamas al grito de “¡¡¡Alienadxs!!!” en lugar de construir una alternativa, y seguimos en la misma dinámica de hace 10 años, sin querer, en la mayoría de los casos, salirse de esos espacios de comodidad. Se supone que este es el momento que estábamos esperando para enfrentarnos cara a cara con el Estado y el Capital, pero nos pilló de sorpresa, y ahora no sabemos ni que hacer. Construir espacios y reforzar los ya existentes, lo más desmercantilizados que sea posible, que no se conviertan en refugios en los que encerrarnos sino que se orienten hacia afuera para encontrarnos y debatir, difundir, intercambiar, actuar y demostrarnos a nosotrxs mismxs y a los demás que otra manera de relacionarse no solo es posible sino necesaria debe ser una tarea irrenunciable. Otra es romper con la dinámica de acudir a movilizaciones ajenas a figurar sin más, reforzando y multiplicando las propias y por supuesto, cambiando la manera de realizarlas, dejando de lado el vanguardismo y el hacer por cumplir. Que detengan a varixs compañerxs en toda España (por poner un ejemplo) y la respuesta sea ir a sacarnos la foto no es más que paripé. No se trata de eso, sino de combatir el mensaje del sistema, y lo mínimo es informar al resto de mortales, con un panfleto mínimamente comprensible, de porque se está ahí. Puede parecer de cajón, pero es algo que no se suele hacer. Desde luego mejorar la comunicación tanto hacia adentro como hacia afuera es apremiante y difundir la realidad de que este es un mundo global y totalitario y que para enfrentarnos a el debemos enfocarlo de manera total y no por sectores debe de ser un objetivo mínimo que marcarnos. Respecto al mundo de la esclavitud asalariada, o se rompe con la mentalidad de un pasado industrial ya extinto y se centra en lo realmente existente, sobre todo en hostelería, denunciando las condiciones de mierda de este sector, algo que estamos empezando a hacer desde el anarcosindicalismo; o no tenemos nada que hacer en el ámbito laboral. Pero no todo es el mundo del trabajo, los problemas de la mayoría de nosotrxs y del resto de la población vienen del paro, de la explotación y eso deriva en desahucios, cortes de suministros de agua y luz, etc. Y no es que nosotrxs seamos una vanguardia de revolucionarixs profesionales externos a la clase obrera, somos nosotrxs mismxs quienes sufrimos esos problemas. Si no somos capaces de solucionar lo que nosotrxs mismxs padecemos, difí- cilmente vamos a ser capaces de mostrar que se puede dar la vuelta a esta manera de vivir. En definitiva, toca ser conscientes de que tenemos una responsabilidad histórica y que estamos en un momento clave que no podemos dejar pasar. Toca preguntarnos si realmente creemos en la necesidad de una revolución que tumbe el sistema o si solo es una especie de “identidad” en la que refugiarnos. En el primer caso, confluir en el anarcosindicalismo y tratar de juntarse en otros ámbitos con compañeros próximos parece una buena herramienta. Toca tirar de humildad y asumir los errores que se cometen y seguir trabajando para comenzar a equilibrar fuerzas, romper con los mensajes victimistas y los lloriqueos y pasar a la ofensiva y por supuesto, dejar de echar balones fuera, auto-organización significa eso: auto-organizarse y lo que haga Podemos es cosa de Podemos. Seguir autoconvenciendonos de que Podemos manipula a la gente para llevarla hacia lo institucional resulta muy cómodo, pero la realidad es que a día de hoy no hay otra alternativa para la mayoría y nosotros somos quienes debemos construir esa alternativa con hechos. Seguir encerrados lamentándose de la alienación de la “gente normal” resulta muy fácil, lo difí- cil es asumir que la mayor de las alienaciones es la nuestra: la alienación de la autocomplacencia. Nos hemos impuesto la humilde meta de destruir un mundo y desde sus cenizas construir el nuestro, así que habrá que ponerse a currar realmente y sacar a la calle de nuevo la anarquía. La radicalidad debe ser hecha común. De nosotrxs depende, porque las condiciones objetivas están hasta los ovarios de esperar por nosotrxs.

Posted in Lluches, Política | Leave a comment

La necesidad del feminismo en nuestros espacios

Debido al comienzo en la última década de la ya denominada cuarta ola del feminismo, nos aferramos a la idea de que el debate sobre feminismo de clase es cosa del pasado, y tema ya superado en los años 80 y 90.

En la época actual tenemos la creencia de que el feminismo ya no es necesario en nuestros espacios de lucha mixtos. Definimos nuestra ideología como libertaria, antiautoritaria, anarquista… y, por consiguiente, englobamos en esa ideología el feminismo. Afirmamos con rotundidad que el machismo no tiene cabida ni existe allá donde nos organizamos, en nuestras relaciones personales, el lenguaje, ni en nuestras actitudes y/o comportamientos del día a día. Pensamiento que pudiera resultar ló- gico, ya que toda forma de poder, opresión y verticalidad es rotundamente rechazada. Rechazo que no se ejerce de igual forma contra el machismo. Vivimos bajo un sistema capitalista patriarcal heteronormativo, somos educadas bajo los ideales del sistema. Respecto a nuestra ideología libertaria, en algún momento de nuestras vidas se prende en nosotras esa pequeña chispa que alumbra al despertar ideológico y la conciencia de clase. Comenzamos, pues, a ser conscientes del estado de opresión y esclavismo al que somos sometidas por el hecho de pertenecer a nuestra clase social, la obrera, la pobre. La que tan solo cuenta con su fuerza de trabajo para poder venderla a la clase social alta, enriqueciéndola aún más, mientras nosotras apenas podemos conseguir un mísero plato de sopa que acalle nuestros estómagos una noche más antes de irnos a dormir, para al día siguiente volver a nuestro puesto de trabajo en el que pasaremos largas jornadas durante el resto de nuestras vidas. 995032_802632259800484_7472426752706689845_nCuando despertamos en esa conciencia nos documentamos, leemos, debatimos, intercambiamos conocimientos e ideas y nos organizamos para luchar juntas contra lo que nos oprime. Este despertar frente al patriarcado no lo vivimos por igual todas las personas. Somos las mujeres las que realmente la vivimos, ya que somos nosotras las que sufrimos la doble opresión. Además de ser oprimidas de la misma forma que los hombres compañeros de clase, también lo somos por una cuestión de género. Es aquí donde entra el papel del patriarcado y la ideología machista. Nosotras, mujeres, somos conscientes de la opresión a la que se nos somete desde el mismo momento de nuestro nacimiento, en el que somos diagnosticadas como personas pertenecientes al género femenino. Las personas diagnosticadas como hombres al nacer adquieren desde ese mismo instante una posición privilegiada frente a sus compañeras de clase. Cuando las mujeres experimentamos el despertar en el feminismo es debido a la conciencia que tomamos sobre todas las injusticias y vejaciones a las que somos sometidas a lo largo de nuestras vidas. Siendo ya mujeres declaradas como feministas y libertarias, nos damos de bruces con el machismo en los espacios que también deberían ser nuestros, unos espacios donde todas deberíamos ser tratadas como iguales. Nos encontramos con “compa- ñeros” que alardean de ser acé- rrimos defensores de la libertad, se llenan la boca con consignas idílicas de ese mundo nuevo que dicen llevar en sus corazones. Mundo nuevo solo para ellos, para nosotras es otro mundo más en el que seremos las oprimidas. Todas en algún momento hemos sufrido de alguna forma el machismo por parte de algunos que dicen ser compañeros, un machismo que no se diferencia en nada del ejercido por hombres de otras ideologías o clase social. El machismo es machismo, se tape con una bandera roja y/o negra, o con una cruz gamada. Esos “compañeros” que no nos dejan expresarnos en una asamblea que debiera ser horizontal y recoger todas las voces, ese “compañero” que milita muy activamente mientras su compañera está encerrada en el hogar criando a su descendencia y dejándole la cena preparada, el que piensa que para la acción directa lo que se necesita es un par de cojones, los ovarios son débiles. Y muchí- simas más actitudes que no son micromachismos. ¿existe el micronazismo? ¡No! el machismo es machismo y punto. Las agresiones físicas, las violaciones, los asesinatos, son sólo la punta del iceberg, un iceberg cuya base son todas aquellas actitudes a las que se les resta importancia denominandolas “micro”. Cierto es que existen compañeros (y aquí quitamos las comillas) que son conscientes del lugar privilegiado en el que les ha puesto el patriarcado. Conscientes de ello, se han informado, escuchado a las mujeres, empatizado con las compañeras, y trabajan día a día para eliminar toda actitud machista de su lenguaje, expresiones, pensamiento… señalarles a los demás compañeros cuando están teniendo actitudes machistas. Pero… ¡ojo! No caer en paternalismos. El capitalismo y el machismo no es una camiseta que te quites y digas… ya soy anticapitalista y feminista. No, viviendo en un sistema capitalista y patriarcal, el declararnos libertarias y feministas es un constante trabajo, luchar contra todo aquello que se nos ha sido impuesto, contra lo que nos han inculcado. Por ello sigue siendo aún necesario llevar el feminismo a nuestros espacios. Es responsabilidad de las mujeres como parte oprimida organizarnos en grupos de mujeres en los que nos sintamos apoyadas, aprendamos unas de las otras y nos organicemos para tumbar el patriarcado, también es nuestra responsabilidad de mujeres feministas trasladar nuestras luchas a los colectivos mixtos en los que militemos, no podemos permitir que se nos invisibilice, desprecie ni aparte de la lucha de clases. Es responsabilidad de los hombres, si es que verdaderamente defienden la libertad y desprecian toda clase de poder y forma de opresión, revisar y admitir sus privilegios para posteriormente rechazarlos por completo, escuchar todo lo que las mujeres tenemos que decirle al mundo, informarse y formarse en el feminismo. Solo así serán realmente compañeros y caminaremos a la par, de lo contrario seguirán siendo el enemigo, y al enemigo ¡se le destruye! Es responsabilidad de los colectivos y organizaciones que adopten un discurso feminista. Los hechos y la historia nos avalan para poder afirmar con rotundidad que no sirve solo denominarse libertarios. Quienes consideren que el feminismo en nuestros espacios no es necesario, o que es disgregar las fuerzas en la lucha, están totalmente equivocadas. El feminismo nos iguala, nos hace más fuertes para destruir toda clase de poder y toda forma de opresión. Sin feminismo no hay libertad Sin feminismo no habrá revolución Las mujeres no queremos fregar los platos, queremos usarlos para comernos nuestra parte del pastel.

Lady Chao

Posted in Lluches, Muyer | Leave a comment

¿Por qué estorba La Sindical?

Los pelotazos urbanísticos y la ciudad de la corbata precaria

Recientemente volvía la alcaldesa a cargar contra la Casa Sindical de Gijón. No es la primera vez que lo hace, en 2013 ya se ocupó de reflejarlo en prensa con un par de noticias y posteriormente hizo alguna declaración más al respecto, pero si la más seria. La acompa- ñan en la aventura otros insignes de la ciudad, comisiones obreras. Famosos por firmar en 2012 -aparte de un montón de eres- un plan contra el paro junto al Ayuntamiento que creaba 86 puestos de trabajo en 3 años ¡Eso sí que es un sindicato! El caso es que CCOO lleva diez años queriendo salir del edificio sin saber cómo. Que si la estructura está dañada y se viene abajo, que da vergüenza, que se cae el salón de actos, que un día se incendia, etc. pero en 10 años nada de nada ¡Eso sí! Hay que reconocerles la constancia, si dentro de 15 años, hay un incendio por ejemplo, al igual que el Marca, CCOO podrá vacilar de que ya lo adelantó hace 25 años. Lo curioso del asunto es ver como la Fiesta Nacional, al igual que la política, hace extraños compañeros de cama, en este caso CCOO y Foro Asturias. La Fiesta Nacional sí señor, que en este país no son los toros sino la especulación, el chanchullo, el pelotazo y el robo, que a fin de cuentas es lo que hay tras esta polémica con la que nos están dando la tabarra mientras desvían la atención de los problemas reales de Gijón, que no son pocos.

«¿Creen en CC.OO. Que están perdiendo legitimidad, afiliados y delegados porque hay que subir escaleras hasta llegar a sus locales?»

arton1908El pelotazo Lo que hay detrás de esta campaña contra La Sindical es una operación urbanística de aúpa y muchas ganas de rellenar de páginas del periódico. Para CCOO y FAC el edificio es un peligro con graves déficits estructurales, para los arquitectos y técnicos que lo inspeccionan y supervisan tras las faraónicas obras del Metrotren, está en perfectas condiciones de uso… pero ¡Ay amigo! Que dice Carmen Moriyón que el edificio es feo ¡muy feo! entonces el problema no es de habitabilidad, es que tenemos otros planes para la zona y nos estorba. CCOO como son tontos de capirote, no se enteran -o no se quieren enterar- y se prestan al juego. Para entender porque estorba la sindical y porque la alcaldesa, como una veleta, se desdice de sus primeras declaraciones en favor de demoler el edificio y pasa a querer convertirlo en sede de la Policía Local, hay que tener en cuenta en primer lugar, todos los terrenos colindantes a la misma. El solarón que va desde el Humedal hasta casi la comisaría de la Policía Nacional, que está pensado para ser construido. Las naves industriales colindantes a las oficinas de El Comercio y el albergue Covaganda, que no se han tirado todavía porque no se construye en el solarón. Algunos edificios desmejorados del barrio del Carmen que se sitúan al lado de los terrenos de la antigua estación, y que no los han tirado abajo porque no cuadra ahora mismo. Imaginemos por un momento que tanto las sindical, como las naves industriales y los edificios en cuestión desaparecen. ¿A qué nos quedan muchos, pero muchos muchos, miles de metros cuadrados para construir? No hay más que decir al respecto de las intenciones ¿O sí? Pues sí hay más. Nadie ha planteado que sea una vergüenza para la ciudad esos edificios del barrio del Carmen o las diferentes naves industriales cuando en muchas ocasiones su estado el lamentable ¿Y por qué? Por una cuestión de propiedad, esos terrenos ya los tienen adquiridos inmobiliarias y constructoras. La Sindical no, La Sindical es del Ministerio de Trabajo y pasa de ella casi tanto como pasa del Ayuntamiento. Pero aún hay más, La Sindical está enfrente de los terrenos del plan de vías y su sociedad gestora Gijón al Norte.

«¿Pensarán en Foro que los problemas de su partido y el que vayan a desaparecer del espectro político gijonés las siguientes elecciones municipales se debe a que La Sindical es fea? »

Esta sociedad es un agujero negro para Gijón tan grande como el propio solarón, un auténtico pufo fruto de las nefastas gestiones del los diferentes gobiernos municipales. Ahora, a alguno le dio por pensar que para tapar los agujeros, si el Ayuntamiento contara con los terrenos de la sindical para ser subastados… igual la zona es más atractiva en un momento de crisis en el que la construcción no tiene tirón ¿Y por qué? Porque hace bien poquito subastaron los terrenos de El Solarón y no pujó nadie por ellos. Sino pues bueno, una comisaría también revaloriza la zona, que mola mucho más que la bazofia sindical esa. En definitiva, lo que preparan es un pelotazo urbanístico de los gordos para cuando sea posible y los metros que ocupa La Sindical vienen que ni pintados, tanto como comisaría o siendo vendidos, pero no es ese el único motivo por el que estorba, a fin de cuentas metros cuadrados hay a puñados pero ¿Y la imagen? El nuevo Gijón 2.0 El meollo de todo este embrollo estriba al final, en la imagen que se espera proyectar de Gijón en los próximos años y en el enfoque de la ciudad hacía el sector servicios y el turismo versión 2.0 La versión Gijón 1.0 tras las reconversiones industriales de los años 80 y 90, convirtió a la ciudad en una villa de servicios que sustituyeran a las fabricas que se cerraban. Hoy, sin fábricas ya que cerrar, la nueva versión de Gijón va más allá, a parte del turismo hay que potenciar los centros económicos, hoteles para congresos, apartamentos, etc. Darle un nuevo aire de “city” a la zona y ahí, estorba La Sindical, estorba pero mucho. Si tiramos abajo todas la naves industriales y edificios que nos sobran y construimos una zona superguay de tercera línea de playa, con apartamentos, hoteles de cinco estrellas, como el cercano Silken, oficinas para empresas y bancos ¿A quién le gustaría encontrarse enfrente un edificio que recuerda de dónde viene la ciudad y que ha sido el único foco de oposición a las diferentes políticas neoliberales de los últimos 30 años? Además un edificio feo, muy feo ¡Y con gente que duerme a sus puertas! Eso no lo puede tolerar la ciudad de la precariedad de la corbata. No lo puede tolerar porque el futuro de la ciudad pasa por un pelotazo que tape los agujeros de las nefastas gestiones anteriores y que haga ricos a un pu- ñado de constructores y empresas, que saben que el negocio es simplemente construir, independientemente de lo que se haga posteriormente. No lo pueden tolerar porque el futuro de la ciudad pasa por una población que trabaje catorce horas al día extorsionada por los diferentes lobbies del comercio y la hostelería o que encuentre la precariedad en las nuevas oficinas y empresas ubicadas en edificios espectaculares a los que se acude con traje, corbata y gomina… a cobrar 700€ al mes. No lo puede tolerar porque en definitiva, La Sindical representa, o quiere representar, todo lo contrario al modelo económico y social que impulsan quienes quieren derribarla.

Posted in Lluches, Trabayu | Leave a comment

Resistencia y cócteles molotov: Arde México, arde Francia

Cayen les mazcares de los distintos gobiernos que tomen parte descaradamente pol capital na guerra social global na que tamos somorguiaos. N’España, sol y bon tiempu.

13450173_281164092233570_8561554369713237391_nMÉXICO

La manifestación del 20 de xunu de los maestros del Estáu mexicanu de Oaxaca tuvo un final sangrientu: ocho muertos, ventidos desapaecios y 45 mancaos de bala. Ente los finaos había civiles, un periodista que cubría les protestes y un númberu indetermináu de docentes. La Coordinadora Nacional de Trabayadores de la Educación, agrupación a la que pertenecíen los manifestantes anunció que, llueñe de detener les movilizaciones, estes van a endurecese tres los episodios de represión. Los maestros manifestavanse contra’l gobiernu d’Enrique Peña Nieto polos problemes derivaos de la reforma educativa. Nestes protestes, los maestros cortaron l’autopista Oaxaca-México onde se producieron los fechos.

FRANCIA

El movimientu escontra la Reforma Llaboral, la llamada llei «El Komrhi», empecipió’n Francia va trés meses. Durante tou esti tiempu multiplicáronse les acciones en tolos sectores: güelgues indefiníes, bloqueos de refineríes de petróleu… La postrera d’elles produciose’l 14 de xunu, un millón de persones desfilaron poles principales arteries de la ciudá pa recorda-y a Manuel Valls y a Hollande que les movilizaciones van siguir hasta que se retire’l testu. Ante la persistencia de los bloqueos, la patronal llamó a toles empreses que se vean afectaes por estos a presentar una denuncia, y destacó qu’en plenu sieglu XXI non pueden aceptase acciones “que torguen a los emplegaos movese y añeden lleña al fueu”. ¿Qué midíes plantega la reforma llaboral en Francia? 1- 35 hores: la supresión de facto de la llende de 35 hores de trabayu selmanales según los despidos por razones económiques. 2- Despidos: Van Poder producise por razones económiques como descensu de pidíos, deterioru de cifra de negocios, cambeos tecnolóxicos o reorganización. 3- Indemnización: l’amenorgamientu de les indemnizaciones pa despidir a trabayadores con más de 20 años d’antigüedá y la supresión de los díes de baxa por fallecimientu d’un ser cercanu (padres, fíos y pareya), ente otres. 4- Hores extras: Ye posible’l pagu per debaxo del alcuerdu salarial si la empresa y comité sindical lo aceptan. Van poder pautase baxaes salariales. Los sindicatos minoritarios van poer convocar referendos nes empreses contra alcuerdos de los mayoritarios. No que va que duren les protestes, la xente foi violentamente reprimío pola policía en ca oportunidá. Decenes de manifestaciones lleváronse a cabu nos últimos dos meses pa refugar al proyectu de llei. Dende l’entamu del movimientu, unes dos mil persones foron deteníes y casi mil atopanse’n detención provisional.

Posted in Internacional | Leave a comment

Ya pues descargar el ASTURIES Nº5

Descargalu equí: asturies5

portadaNesti númberu:

  • Arde Mexixo, arde Francia
  • ¿Por qué estorba la sindical?
  • La necesidad del feminismo en nuestros espacios
  • Escuela autogestionaria L’Arcàdia
  • El radicalismo como forma de alienación
  • III Alcuentru’l llibru anarquista dÁsturies
Posted in Descargas | Comments Off on Ya pues descargar el ASTURIES Nº5

Por un CSA en ca pueblu

fotoAbre La Xusticia na Felguera. Heredando nome, llocal y raigaños llibertarios abrese esti centru social autoxestionáu. Un espaciu abiertu al pueblu, un llocal comuñal construyíu por vecines y vecinos que quieren apostar por una manera de vida más xustu y solidariu, menos consumista ya individualista. La Xusticia quier ser un espaciu d’alcuentru y d’aprendizaxe, y un ñeal de nuevos proyectos. Por eso nel llocal tienen cabida tou tipu de propuestes dedicaes a conocenos ente les persones, a aprender de manera crítica ente toos y toes, a entretenenos, a formanos, a remontanos o a construyir colectivamente. Porque un pueblu xuníu siempres ye más que munchos individuos aisllaos. inauguracionlaxusticia
En La Xusticia echaranse a andar ente otres coses, una biblioteca, una llibrería, un puntu d’alcuentru onde tomar daqué o char una partida na ludoteca, un espaciu infantil, un grupu de monte, asesoría llaboral a cargu CNT y un grupu de consumu. Tamién tou tipu d’actividaes -charres, proyecciones, teatru, música-. Pero lo meyor ye que te averes a conocelos. Porque más allá de los deseos, la realidá del proyectu conformalu les persones, tantu les que trabayaron por abrir l’espaciu como tú, si te decides a averate, a lo que te animamos.
El local ta allugáu na cai Valentín Ochoa  na Felguera.  Comu pues ver tienen un prestosu programa d’actividades d’inauguración.

Posted in Proyectos | Comments Off on Por un CSA en ca pueblu