Pactos de la Moncloa 40 años después

El sujeto que hace años tuvo la palanca contra el franquismo, no solo políticamente, fue aquel movimiento obrero combativo y nada corporativista y sectorial. Se nutría de nuevas formas de lucha y expresión política haciendo, no solo, inviable el modelo de relaciones laborales del momento, sino luchando por las libertades y la democracia. Fue lo que se llamó “la centralidad obrera”. De tal modo que la lucha no se reducía al binomio “capital/trabajo”; también se ampliaba a la lucha contra ese “capital” como sinónimo de explotación social, es decir, de las libertades y de los derechos humanos.
Tenía, entonces, el movimiento obrero el apoyo incondicional de la izquierda para la cual ejercía motor en la lucha por las libertades. Una izquierda que se representaba desde el PCE hasta organizaciones sindicales y partidos más minoritarios. Era la década de los setenta. Aquel movimiento obrero, del que no queda ni los rescoldos, manifestaba algo más que la propia supervivencia laboral, siendo esta, obviamente, protagonista de muchas de sus reivindicaciones.
Fue, en esa década, la última batalla de un movimiento obrero que vio como la izquierda se despegaba de él, sin abandonarlo del todo, y se apuntaba a otros proyectos políticos bien distintos que ya no lo tenía como fin y medio. Fueron las clases medias profesionales y la universidad en todos sus estamentos, enfrentadas también a la dictadura, quienes acapararon la atención de la izquierda.

Es necesario aclarar que no toda la izquierda compartió esa deriva, fue la representada por el PSOE y PCE, quienes formaron a sus élites en el “reformismo franquista” para posteriormente contener y extinguir la dinámica conflictiva del movimiento obrero.
Sin embargo, al “reformismo franquista” le urgía el establecimiento de la democracia, pero obviamente, a su modo y manera. Lo primero, antes que una Constitución, había que restablecer la paz social, había que extinguir o atemperar las luchas de fábrica, de barrios y más sectores sociales. Se señaló, como condición imprescindible e inexcusable, el “pacto social”, paso previo para un posterior “pacto político”. Es decir, antes que la instauración de libertades había que consolidar la paz social. Y así se hizo, fue en octubre de 1977 cuando se firmaron los Pactos de la Moncloa. Pactos asumidos por UGT, que previamente había rechazado el acuerdo y por CCOO, si bien algunas secciones del sindicato habían manifestado su rechazo. Los partidos políticos parlamentarios firmaron todos. Se opusieron los partidos de la izquierda radical y entre las centrales sindicales la CNT.
Aquellos pactos fueron, sino la puntilla al movimiento obrero, si el freno para posteriores reivindicaciones, las cuales comenzaron la andadura dentro del orden establecido como “correcto y democrático”. Se aplacó y se subordinó la conflictividad laboral. Se plegó el crecimiento de los salarios a la inflación cargando la fractura de la crisis a las espaldas de las clases populares. La oligarquía franquista quedó impune, hoy aún domina las finanzas, y la clase trabajadora fue embridada para la posteridad. Aquella frase del bueno de Marcelino Camacho, a la salida de la cárcel, “Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar”, me temo que estuvo bien en aquel momento histórico. Hoy, se puede decir que ha perdido todo su significado, no obedeciendo a una realidad social y sindical que día a día nos muestra todo lo contrario. Otra cosa, son los buenos deseos.
Y no obedece porque en aquel momento histórico, como dejó analizado la CNT “El franquismo tuvo el acierto, el poder y los medios para comprar, absorber, aglutinar y corresponsabilizar de la nueva situación «democrática» a toda una clase política ansiosa por recibir prebendas, cargos y negocios. Sin olvidar una no menos inteligente política de institucionalización de antiguas y nuevas organizaciones sindicales cuyos dirigentes se aplicaron con ansias renovadas a la burocratización con cargos remunerados y al apaciguamiento de las clases trabajadoras. En definitiva, estaban dando por bueno el postfranquismo y pactaban con él. ¿No se dice, ahora, que la Transición fue un fraude?
La CNT se opuso a aquellos acuerdos desde un primer momento, consciente de que representaban un coste muy elevado para la clase obrera, no sólo por la pérdida de derechos económicos y sociales para la misma, sino también porque pretendían dar por cerrado el proceso de reforma política, poniendo punto final a las aspiraciones rupturistas. La crítica anarcosindicalista a los Pactos de la Moncloa representaba una amenaza tanto para las medidas de reajuste económico, que hacían recaer el peso de la crisis sobre una clase trabajadora combativa como la española, como para el modelo sindical impuesto. No es ocioso preguntarse, ahora, después de cuarenta años, si no estaremos pagando las consecuencias de aquellos pactos. Algunas personas, pensamos que sí.

Posted in anarquismo, Lluches, Trabayu | Comentarios desactivados en Pactos de la Moncloa 40 años después

Su paz social, nuestra ruina

Acabar con la paz social es vital para la clase obrera. La autorganización de la clase obrera y la acción directa son la única salida.

Nos hemos tragado su crisis, sus recortes, la precarización total de nuestros trabajos y vidas. Nos han vendido el turismo como el maná que resolverá nuestros problemas. Nos han separado, los parados de los trabajadores, los trabajadores fijos de los precarios, los asalariados de los autónomos, los del campo de los de la ciudad… Nos han cerrado la boca con las migajas de las prejubilaciones. Nos han vaciado los pueblos y cerrado las industrias. Los astilleros que no eran rentables resulta que lo son, pero había que montar chiringuitos y cursos de formación y hacer pisos. Y el muselón… Lo importante no es sacar Asturies adelante, lo importante es sacar comisiones, cobrar beneficios, robar lo que sudamos y después, como Duro Felguera, cerrar todo y marchar.
Los sindicaleros de turno rubricaron nuestra ruina, pacto tras pacto, firma tras firma. Ya no quedan paisanos como los de antes solo vividores que buscan las prebendas que da estar en un comité…
Por fin hay paz en Asturies, una paz social que nos asfixia, una paz levantada sobre nuestra ruina. La paz del cementerio, solo quedan zombis, unos van a la caja y otros hacen el cajón…

Posted in Lluches, Trabayu | Comentarios desactivados en Su paz social, nuestra ruina

-Audio- Las falsas promesas psiquiátricas. Guillermo Rendueles.

Audio de la charla de Guillermo en el IV Alcuentru’l llibru anarquista d’Asturies.

Posted in Alcuentru'l Llibru | Comentarios desactivados en -Audio- Las falsas promesas psiquiátricas. Guillermo Rendueles.

-Audio- “Con A mayúscula” Ruymán Rodríguez

Charla del compañero Ruyman en el último alcuentru’l llibru anarquista.

Posted in Alcuentru'l Llibru | Comentarios desactivados en -Audio- “Con A mayúscula” Ruymán Rodríguez

-Video- Charla M. Amoros

Ya ta disponible la charla de Miguel Amoros nel IV Alcuentru’l Llibru Anarquista d’Asturies:

Pues descargarla equi: 2017-AMOROS-LA-FASE-CREPUSCULAR

Posted in Alcuentru'l Llibru | Comentarios desactivados en -Video- Charla M. Amoros

Ya pues descargar el ASTURIES nº8

Pues descargalu equí: Asturies8

Nesti númberu:

  • Su paz social, nuestra ruina
  • Pactos de la Moncloa 40 años después
  • Xixón obreru, BOICOT al pasteleru
  • Capgemini en Lucha
  •  Errekaleor vive: Comunidad y resistencia
  • A vueltes col CSA
  • Lo más sagrado de este mundo…
  • Unas pinceladas sobre cómo el sistema capitalista controla el medio rural
  • El getu anarkista
Posted in Descargas | Comentarios desactivados en Ya pues descargar el ASTURIES nº8

Llee ASTURIES

¡Llee, espubliza, collabora, soscribete, sofita la prensa anarquista!

Posted in Editorial, Suscribete | Comentarios desactivados en Llee ASTURIES

La corrupción y el sistema

Yo me alegro como el que más de esas noticias que nos hablan de la imputación de este y aquel pájaro del ppsoe, familia real, patronal, obispado o sus voceros afines, por corrupción extra a parte de la que ya han legalizado y otras prácticas poco o nada éticas, y de la bofetadilla que supone a sus impolutas reputaciones de personas serias y correctas de ideologías “moderadas” y “respetuosas” en apariencia, y repito esto en apariencia, con los DDHH, la libertad de expresión o libertad a secas etc…


Creo, eso sí, que la única utilidad que esto puede tener según el estado de las cosas, es que queden de una vez por todas estigmatizados y faltos de credibilidad para esa incomprensible parte de la clase obrera que los venera y da alas; aunque incluso en este sentido mi escepticismo sigue estando a flor de piel, dados los resultados de las dos últimas elecciones, las audiencias de sus medios de comunicación o programas y los pedestales en que ponen a “héroes” como Mario Conde, por poner un ejemplo de muchísimos….
Por lo demás, pienso que como arma de doble filo que el capital sabe utilizar, servirá también para hacer creer a la gente, que la justicia es igual para todxs y esas zarandajas que escuchamos el 24 de diciembre por la noche de boca de la corrupción personificada y coronada. Mientras lxs activistas sociales presxs chupan régimen FIES , sufren torturas, cumplen largas penas, sufren dispersión, se las ven muy chungas en caso de enfermedad etc… o lxs sancionadxs de forma administrativa se ven hipotecadxs de por vida en algunos casos, en otros durante largos períodos de tiempo, teniendo que pagar con su sudor ese suplemento añadido a los gastos que supone una vida digna, con el añadido -de nuevo-, de la dificultad de encontrar curro dados sus “expedientes” en un contexto social en el que ya de por sí es difícil tener trabajo o si lo tienes es precario…
Estxs individuxs, pasarán de puntillas por algún talego cerca de su casa, el que más tiempo pase dentro por una cuestión de decoro, lo hará a cuerpo de rey, las sanciones pueden parecer mucho para nuestros bolsillos, pero para los suyos calderilla…. si alguno de estos seres cae en mayor desgracia, no quepa duda que no es por justicia popular, es porque se ha metido con alguien más poderoso que el… y la moraleja como siempre es…

Posted in Política | Comentarios desactivados en La corrupción y el sistema

La llei y la trampa

Detrás de la llei Corcuera vieno la llei mordaza pa garrate bien pol gañote, el mieu ye una forma de control perefeutiva y si amaguen con quitar una quea otra que ye paecia.

Multes, cárcele, pierdes el trabayu, inhabilitente pa trabayar pa opositar, pa lo que yos dea la gana, el casu ye que apiteles. Y van tantiando, apierta otru pocu y dempués otru pocu más y si nun españen apierta más que ye tonta nun apertar.  D’dalgunos clamen  porque hai corrución, pa esos tamién hai llei, pero amiginos equi el cantar ye otru, equi ta bien ser lasu, si acasu una fianzuca que como son ricos puen pagala. A los que se quexan porque cola llei na mano dexanlos ensin trabayu o echenlos de casa o nun tienen un res de terruñu pa poner un pocu güerta, a los que lluchen pola xusticia social a esos fierru, a los que expolien la riqueza, roben a manos enllenes , arruinen la tierra y yos tira to del pixu menos ellos mesmos a esos alfombra collorá. Marzu foi un mes cargáu de delles bones nueves nel campu (anti)represivu. El 6 de marzu, Mónica y Francisco, anarquistes chilenos cumpliendo una condena de 4 años y 6 meses -dempués de que’l Tribunal Supremu amenorgara notablemente la so pena inicial de 12 años-, salioren de Villabona y foron espulsaos/as del territoriu nacional, sustituyéndose asina l’añu que-yos faltaba por cumplir de privación de llibertá pola espulsión. El día 7 llegaron a Chile y foron puestos en llibertá. Yá tán en casa colos sos familiares y amigos.


Al otru día, el 8 de marzu, mientres tabemos nas movilizaciones históricamente masives del Día de la Muyer Trabayaora, yeren puestos en llibertá Topi y Nahuel. Topi ingresara en prisión preventiva un mes y mediu antes, acusáu de frallar a una facista murciana conocia como ‘La Intocable’, que cunta con un llargu historial de palices so’l llumbu.
El 16 de marzu ‘La Intocable’ fo detenida, imputá por dai una tunda a unes persones por motivos ideolóxicos, porque “teníen aspeutu de ser d’esquierdes”. A pesar de que los cargos son los mesmos a los que s’enfrenta Topi, namá tuvo en comisaría dos hores antes de ser puesta en llibertá. Saquen les sos conclusiones.
Nahuel, pela so parte, cumplió esactamente 488 díes de prisión preventiva, imputáu por delitos de terrorismu ensin una sola prueba de cargu. Tres una llarga campaña pola so llibertá, por fin ta en casa y puede centrase en lluchar pola so absolución.
Ta claro, les fronteres y les muries son pa los probes porque’l que fizo la llei fizo la trampa. A lo postrero l’estau y el capital son un conglomerau indisoluble. Y partiendo d’esti axioma ye hora d’espurrir la goma hasta que yos españe nes ñarices, que nun tenemos casa a garralo, que nun hai comía a expropialo, que nun tenemos tierra a ocupalo, que mos echen del trabayu a socializar el conflictu y que sía un problema pa tos, que prohiben pos a desobedecer, que mos meten p’alantre a apoyanos y a aprovechar pa formarse. Y asi hasta’l infinitu, nun pue ser que temos cagaos pola pata, otros que dieron muncho más que nos tan nas cunetes recordándonos que tenemos una revolución por facer. Animu y alantre a la cai a mostrase a cuerpu que yá ye hora.

Posted in Política, Represión | Comentarios desactivados en La llei y la trampa

El deseo de destruir las piedras

El deseo de destruir
las piedras

Lanzo piedras contra el muro
que corta el camino
incansablemente las lanzo
mas no puedo derribarlo
me duelen los brazos
me duelen las manos
pero sigo y sigo y sigo
hasta hacer una montaña
por la que trepo a lo alto del muro.

Allí encaramado advierto
que no es posible bajar
un precipicio parte mi montaña.
Necesito
que alguien lance piedras
a ese otro lado.

Erasmo
22-6-2015

Posted in Cultura, Poesia | Comentarios desactivados en El deseo de destruir las piedras