A vueltes col CSA

Otru añu más, cellebrose l´Alcuentru del llibru anarquista na Casa´l Pueblu de la CNT, y como nun podía faltar, siempres que se fae en esi llocal, representose a través d´internet la obra de teatro “Les batallites de Güelito Llar”. Si güelito Llar ya yera esaxeráu, los sos nietos,actores de la obra, faen ya una comedia de daqué que nun tuvo gracia. Ye una obra perconocía colo que nun vamos a dar más que una pincelá a la realidá na que se basa:
Fae ventipicu años, la asamblea de la CNT de Xixón tomaba una decisión nefasta, llamentable e inxustificable y procedía a zarrar el famosu CSA dexando na cai a una pila xente y colectivos que diben per ahí, llocal que hasta va pocu taba zarrau, pasó a utilizase pa charres y actividaes y que agora, con meyor aspeutu y equipau, abre un par de díes a la selmana. Aquella decisión ye ciertu que tuvo consecuencies nefastes pal anarquismu en Xixón y convirtió a CNT n´enemiga de munchos durante esi tiempu.
Agora ventipicu años dempués, con una CNT renová, con una militancia que de media tendría diez años cuando esos acontecimientos, que intenta da-y vida a los llocales, fuercia’l sindicatu tando na cai siempres que puéde y el sofitu material de que dispón la xente moza que fae por organizase y lluchar, una militancia que ta faciendo too lo que puede por reconstruyir una comunidá real de llucha escontra´l capitalismu, agora, esa militancia tien que aguantar que los desallugaos va veintipicu años por una xente que ya nin conoz, traten, ensin exitu por suerte, de boicotea-yos l’alcuentros del llibru o lo que seya que yos venga en gana.
Dalgunos ya fuera miltando na CNT, ya fuera enantes de militar, entendíemos que el desallugu del CSA fue un actu ruín, y punximonos nel pelleyu de los desallugaos y entendimoslo de sobra, y mantenemoslo. Lo que nun ye de recibu ye qu’una xente, que la mayoría ye militante del conciertu y de la folixa namás, una minoría del sindicalismu minoritariu y otra de la secta cavernaria autodestructiva quiera facemos pagar les cagaes de xente a la que nin conocimos. Acusen a xente que’n munchos casos teníen sobre diez años d´aquella -inclusu hai casos de menos de 5 años- de acabar con “Un movimientu llibertariu autónomu per grande”.
El tiempu y la comodidá de la derrota magnifíquen todo hasta niveles insospechaos, y lleguen a crear mitos, como’l mitu del CSA, mitu que hai que dir echando abaxo, porque como bien sabemos pola AVT, ser víctima nun te da la razón nin munchu menos fae tus argumentos intocables.
Dexando de llau lo ridículu d´acusar d’eso a guahines, vamos ver les coses como son:
Por un llau, esi “movimientu” vuestru, compuestu por fíos de l’Estau de Bienestar paezmos que nun yera tan grande y potente, ya que nada volviose a saber d’él tras el desallugu, salvu polémiques puntuales dalgunos que se reivindiquen herederos del CSA. Lo pocu que queda d’esa época ta nel boletín Llar, que nun yera paradigma de la humildá colo cual tien que ponese en cuarentena cada grandonada que suelta, esaxerando’l conflictu social de la nada a la guerra, y por otru llau tenemos un llibru que podría tildase de masturbación frente’l espexu que vien a faer tres cuartos de lo mesmu. Dende equí nun puede facese más que poner en duda la potencia y enormidá d´un “movimientu autónomu llibertariu” al que cambien una cerradura y desapaez, sin okupar na en venti años, sin siquiera subir a la sexta planta a romper dalguna boca, nada, difuminose.
Lo de autonomu, teniendo en cuenta que dependía como vimos totalmente de les decisiones d´un sindicatu, directamente nun vamos nin a tratalo.
Agora, con esi mitu que crearon pa nun autocuestionase, pretenden pedimos autocrítica. ¿Autocrítica de qué? Va paece-yos pocu, a los, según CNT, yonkis del CSA, y a los, según él tremendu movimientu, burócrates sindicales, tener que pagar les consecuencies de la incapacidá de unos y otros. Nun ponemos a unos y otros nel mesmu nivel, pero responsables son toos ellos, responsables de haber dexau namás que mierda que arroxanos a los nuevos militantes que lluchamos de verdá por anular y suprimir l’estau de coses existente.
Un montón de mierda cola que tiramos a les que nun tabemos ellí pero que servimos de chivu expiatoriu pa xustificar la nula mlitancia politica de la mayoría dellos. A dalgunos jode-yos pasar y velo abiertu y con vida porque desmonta la excusa que lleven usando venti años. Otros, que dende’l Llar proclamaben abaxo la propiedá, seya de CNT o de quien seya, sienten que esi llocal zarrau ye la so propiedá nostálxica, parte d´esa mitificación insostenible y qu’unos militantes nuevos veintipicu años dempués tan faciendo daqué dayos noxu.
Entós unos y otros, qu’en su momentu tuvieron la razón, láncense a la yugular d’una xeneración nueva, llevando a cabu una práctica tan nefasta y contrarrevolucionaria como la que acusen de facer a la CNT en su momentu.
Consecuencies:
Mierda, comunicaos, autocomplacecies dende chigres o cueves, más comunicaos ,acusaciones falses y oportunistes de sobra retrucaes que nun tienen na que ver pero sí, otres lanzaes dende la total desconexión cola realidá, y más mierda. Y otru comunicau.
Mientres, esquivando mierda,comunicaos, y comunicaos de mierda, dalgunos vamos avanzando.
Da igual, lo importante pa esos yonkis con alma de burrocrates ye que rule la mierda.
Quedaivos con ella, ya sois parte del vieyu mundiu.
Los resquicios d’esa época,dedicaronse a enmierdar el mundiu, pero de lo que se trata ye de tresformalu.
Dexa-y tranquila la xente nueva, y non tan nueva pero que nun tien gana de rendise -porque nun puede permitíselo y porque nun se trata de ganes- que tovía tien ilusión, que llucha tolos díes y que nun tien nengún interés en enclaustrase nin en llocales nin en autocomplacecies.
Nun tamos equí pa pasar les tardes a techu, nin pa vender motos, tamos pa cambiar esti mundiu a pesar del llastre qu’arrastramos, llastre que lleva ehí posau dende la vuesa época, época nefasta na qu’ unos y otros vivieron de la pose y el espectáculo propios de l’Estáu del bienestar.
Agora si mos lo permiten, señores fantasmes del pasau, seguimos a lo nuesu, porque nun ye una distracción nin una identidá, ye daqué tan seriu como lluchar pola vida.
Como decía unu de los “bandos”, axenos ambos a nosotros y a la realidá nestos tiempos:
“Nun tenemos moto que vender. Podemos rompelo too”.
Nin yonkis nin burrócrates: ¡¡¡Revolución social!!!
¡¡¡Muerte a los mitos y a la propiedá, material o nostálxica.!!!

This entry was posted in Alcuentru'l Llibru, anarquismo. Bookmark the permalink.