Dempués de la revolución…

Nun ye facil pensar no que pue ser una revolución nin lo que va venir detras, ensin animo de prefigurar na, facemos un esfuerzu por ver escontra onde queremos echar a andar.

-Imaxínate una Asturies na que los pueblos xestionarense solos en conceyos  de vecinos, ensin políticos, y la federación de los pueblos y ciudaes tomara les decisiones. La política taría entamada de baxo escontra riba y non de riba escontra baxo como agora, y les decisiones de la federación tendríen de ratificase en cada conceyu de pueblu. Ensin políticos y ensin que naide viviera d’ello.

-Imaxínate una economía en que les empreses nun fueren de nengún patrón, sinón que fueren xestionaes polos trabayadores. Los dueños de los negocios, de les fábriques, de los talleres, de la maquinaria,… seríen los mesmos trabayadores, y el qu’agora ye l’empresariu diva ser unu más na asamblea, trabayando y compartiendo los beneficios y les penes.

-Imaxínate una sociedá ensin cárceles, nin xueces, nin policías. Ensin privilexos nun habría delitos -o polo menos nun se daríen la inmensa mayoría d’ellos-. Aun así cuando fixeren falta formaríense tribunales populares, formaos por xente d’ alredior del delincuente y de la víctima, y xulgariase buscando la so reinserción. En casu d’enfermos mentales como violadores o sicópates peligrosos crearíense centros onde seríen recluyíos y curiaos hasta que fixera falta.

-Imaxínate que les persones nun recibieren según trabayaren más o menos, ¡yá taría perbién, que naide viviera de rentes! sinón que cada unu recibiera según la so necesidá y que cada unu fixera lo que pudiera. Nun habría paru porque los paraos repartiriense ente les empreses. Polo tanto habría que dedicar más bien poques hores a trabayar. Y nun esistiríen ricos nin probes, sinón iguales.
-Imaxínate una sociedá na que naide podría tener más de lo que precisara. Naide podría atropar cases, o maquines, o negocios, o tierres, solo podríen tener lo que trabayaren o usaren. Asina toos seriamos dueños y xestores colectivos del sitiu onde trabayaremos… Los ricos piederien los sos privilexos y déberian conformarse con ser dueños, namá, de lo que puedan trabayar. Acabaríase’l vivir de los demás.

-Imaxínate, en resume, que nun haya xente que viva de dirixir la vida de los otros –políticos-, nin de “xestionar” –empresarios-, nin de xulgar al prójimo –xueces-, nin de reprimir –policíes-, nin cientos de trabayos inútiles que solo esisten por que una minoría apisona a la mayor parte del pueblu.


¿Imaxinastelo?
Pos eso ye una sociedá anarquista, eso ye l’anarquía. Nun habría ricos, nin probes, acabariemos  cola destrucción ecolóxica que provoca la codicia d’unos pocos y podríamos esforcianos en recuperar l’armonía cola naturaleza. Asumiríamos el protagonismu de les nueses vides. Nun dicimos que sía la sociedá perfecta, pero tamos convencíos de que va funcionar, a lo menos, tan bien como la que tenemos güei día. Y en concencia va ser mil veces más xusta.
Pa llograr una sociedá anarquista tien de dase, de primeres, un fuerte movimientu popular, un vezu de los ciudadanos a acomuñar, a falar, a tomar decisiones n’asamblea, a tener espíritu críticu polo xeneral, a lluchar. Pero tamién fai falta que síamos conscientes de que ye posible y necesaria una sociedá nueva.
Hai que tener una visión global, mundial, pos asina lo riquieren estos tiempos que vivimos. Hai que pensar globalmente y actuar llocalmente. Ye necesariu que los pueblos entamemos y coordinemos con otros pueblos qu’aspiren a lo mesmo. Anque los medios de comunicación traten d’acallantalo, apaecen por tol mundu movimientos populares que crean cooperatives, centros sociales, lluchen contra la destrucción de la naturaleza, contra les empreses, contra les guerres,… toos entamaos horizontalmente. Esta llucha nueva a nivel mundial, qu’añu tres d’añu aumenta y entámase, aspira a crear una sociedá llibre nel sieglu XXI. Llucha pola anarquía que ye nueva porque renaz, pero que ye tan vieya como vieyes son les xerarquíes y los estaos, que dende que apaecieron nun mos dexen vivir en paz.

This entry was posted in Editorial, Lluches. Bookmark the permalink.