Naufraxos nel Cabu Peñes

Submarín B-619 de Setiembre de 1936


Hundimiento del Gobierno republicano B.6 submarino , vista desde la cubierta del crucero Nacionalista Velasco , de La Coruña , 10 de septiembre de 1936 1

Esti submarín, de la marina republica­na, foi hundíu a l’altura del Cabu Peñes en combate contra otros tres barcos del bandu facista: el destructor VELASCO, el remolcador GALICIA y el bou CIRIZA.

Construiu en Cartagena, botóse’l día 5 de xunu de 1923. La entrega a la Armada del que yera l’últimu de la so serie, fadríase’l 21 de xineru de 1926. Nel añu 1927 batió’l record de duración nuna inmersión, tando 72 hores de siguío sin salir a flote.

Característi­ques.

Velocidá: 16 nudos superficie y 10,5 inmersión a full.

Cota máxima de profundida: 60 metros, nel momentu de los fechos yera de 30 metros.

Dotación: 37 per­sones.

El combate.

El 15 Setiembre sal de Cartagena pa Bilbao el B-6 con un cargamentu de 25 tonelaes de munición de fusil en caxes pal Exercitu del Norte al mandu d’Oscar Scharfhausen. El mandu militar llevábalu’l xefe má­quines. D’otru llau, nes primeres hores del día 19, el VELASCO salió de Ferrol al mandu de Paco Núñez.

Mar en calma y cielu sin borrina. Los bous, pesqueros artillaos, teníen misión d’escolta y vixilancia. A les 08:30 el VELASCO a 25 milles del Cabu Blancu agüeya un submarín en superficie mui lloñe, polo qu’au­menta la velocidá a 25 nudos tres d’él, pero’l submarín sumerxe des­apaeciendo. A les 09:15 vuelve al so rumbu primitivu, topándose a les 11:15 con el bou CIRIZA y el remolcador GALICIA, a los qu’apercibe de la presencia del submarín. A les 14:30 el GALICIA avisa’l VELAS­CO de la presencia del B-6 unes 15 milles al Norte del Cabu Peñes, el destructor arrumba p’allá a 27 nudos. El GALICIA detectara al B-6 pela su popa ya intenta avisar al CIRIZA, pero esti continúa al mismo rumbu, polo que decide enfrentase él solu col enemigu, abriendo fueu col socañón de proa de 57 mm. El B-6 fai inmersión intentando’l remolcador pasar per enrriba la estela pa llanza-y cargues de profun­didá. De secute, el B-6 fai superficie y abre fueu de cañón dos veces escontra’l remolcador a 1.500 metros faciendo blanco les dos veces. A 15:15 apaez el VELASCO pel horizonte y a 15:42 abre fueu col cañón de proa, los telémetros marcaben n’esi momentu 6.440 metros. Una de les salves da-y de lleno a la sala de máquines del B-6 obligándolu a rendise a 15:47, el B-6 nun contestó a los disparos.

Ente los tres barcos recueyen a los náufragos, trenta y seis en total, l’ellectricista Juan Heredia y l’artilleru Pascual Crespo quedaron a bordu pa inundar el submarín, desapaeciendo con él.

De cualquier mou, el B-6 foi derrotáu pola traición del so comandan­te, Oscar Scharfhausen, pues subió a superficie sabiendo que s’alcon­traba cerca d’unidaes enemiges y situó la nave a un rumbu qu’impo­sibilitaba l’usu del cañón. Tres rendir la nave unióse a los golpistes.

Dende equí quitamos la gorra pa reconocer el puxu de los dos que se sacrificaron pa nun entregar el sumerxible al enemigu, los mesmos facistes reconocen que foi asina en dellos sitios onde tuviemos es­carbando. Tres tripulantes morrieron esi día, el marineru José Navira morrió al cañón durante la refriega col remolcador Galicia al que-y causó nueve baxes. Los mecánicos, Juan Cumbreras, Andrés Navarro y Fernando de la Pascua foron fusilaos en Ferrol tras un conseyu de guerra del que salieron 23 penes capitales d’ente los 34 supervivien­tes. ¡Qué mal ganar, rediós!

Y asina foi como el B-6 fue el primer submarín español en causar baxa. Les fotos del fundimientu fueron sacaes dende’l bou Ciriza y el destructor Velasco.

This entry was posted in Cultura, Historia and tagged , . Bookmark the permalink.