Puta vida

Fai un fríu de la hostia y mientres vas a trabayar atopeste con una noticia nel periódicu: por fin un alcuerdu sobro’l salariu mínimu interprofesional. Col laude del gobiernu, la patronal, UXT y CCOO el SMI va aumentar un 4% en 2018. ¡Un 4%! ¡Qué arrogancia! Los 707,6 euros mensuales actuales van convertirse en 735,9 -en 14 pagues-. Y si la economía sigue creciendo, xenérense empleos a porrón y si los astros se allínien, pa 2020 vamos llegar a 820 euros. Tán toos as encantaos/as, eufórico/as. La política de la negociación, de la bendita paz social. A nós cuéstanos un pocu más contaxianos d’esta allegría.
Vamos ser gafos, pero la entruga que mos vien a la tiesta ye si dalgunu/a de quienes encabecen esti pactu vive con esi sueldu. Si dalgunu/a d’ellos/as tien que pagase el so arriendu, suministros, comida, tresporte… con esa miseria mientres curra 40 hores per selmana. Y los datos de los beneficios empresariales medrando ensin parar.
Sentirmoslo, pero esti camín de bones pallabres nun mos convence. Cánsennos tantes promeses ensin fundamentu. Que-y vamos a facer, ponemos más esperances nes lluches que na pallabrería…

This entry was posted in Editorial, Lluches, Trabayu. Bookmark the permalink.