¿Y tú por qué lo aguantas?

De la lucha en la hostelería gijonesa

La hostelería gijonesa está arde. Hace poco más de un año, en el Asturies nº2, hablábamos sobre los beneficios de la acción directa en la hostelería y señalábamos las luchas de Burguer King y Tommy Mel´s, como ejemplos a seguir.
Un año después, podemos enorgullecernos de que poco a poco, va cundiendo el ejemplo y el sector va, con pasos lentos sí, pero seguros también; dando muestras de una combatividad cada vez mayor. Si bien la pelea dista mucho de ser la que los esclavistas merecen – y está motivada por unas condiciones laborales paupérrimas – , se van consiguiendo cosinas, que a buen seguro, provocarán una combatividad mayor.
En los últimos meses, varios negocios están sufriendo las consecuencias de llevar la explotación y el robo por bandera. Las cervecerías El Lautrec y el Transporte, la Cafetería la Santina, cafeterías de la universidad de Campus de Viesques, restaurante Hong Kong, cafetería del IES Doña Jimena, Pizza Móvil, etc. están envueltas en conflictos laborales muy duros como consecuencia de sus abusos – trabajos sin contratos, horas extras obligatorias y en negro, sueldos irrisorios, falta de horarios –. Varios de ellos, como La Santina y Pizza Móvil, han tenido que soportar meses de movilizaciones para al final, tener que ceder ante una presión que no cesa en ningún momento y pesar de las respuestas de la patronal, que han llegado en varias ocasiones, a la agresión a manifestantes.
Otros negocios como Tommy Mel´s, han tenido que cerrar después de los conflictos ¡Aviso a navegantes! Si un negocio esclavista tiene que cerrar, que cierre. Contra la explotación y el esclavismo no hay piedad. Fuera de la hostelería de Gijón.
Lo importante de estas luchas es que demuestran, al margen del daño que se puede hacer a negocios cara al público y lo caro que pueden pagar sus abusos, que en trabajos tan precarios, con poca estabilidad, mucha rotatividad y con empresarios que se creen emperadores y que en muchas ocasiones son proto mafiosos, también se puede plantar cara, se puede ganar y se puede seguir trabajando en el sector de la hostelería.
Del mismo modo, que estando arropado por sindicatos y compañeros que hacen de la lucha de uno, la lucha de todos, se pueden lograr victorias donde de otra manera, solo habría explotación.
Así que en definitiva, si la gente que está protagonizando estos conflictos, en un sector muy duro, precario, individualizado, puede sacar adelante luchas y que estas tenga una recompensa… ¿A qué estás esperando tú para plantar cara en tu curro?
El olmo no da peras, así que no se las pidas. La lucha paga, así que ya sabes.

This entry was posted in Lluches, Trabayu. Bookmark the permalink.