Poesia. A juicio.

A Juicio
Las criaturas se deprimen, engordan y se graban.
Soy responsable por pensamiento, palabra,
voto,
obra u omisión
de esta cría de gansos, de este foie-grass infantil
que debería explotar en la cara de gobernantes y emprendedores.
Más autopistas y cementos para seguir engordando
cuentas corrientes,
las únicas perras con libertad para correr en esta tierra.
A qué aire salen a quemar su grasa
mis criaturas criadillas
a fin de qué nicho de cemento se van a mover
mis criaturas criadillas
si sólo hay edificios, coches,
coches, más coches,
si cada parque nuevo cementado acorralado de carreteras
es una broma de mal gusto,
por más que se pinten de colores los caballitos de madera.
Si no hay donde jugar al escondite,
atar la goma,
oler frescamente la luz de la luna.
Si no hay donde buscar tesoros,
acampar de noche
matar sanamente el tiempo que huye.
Qué tiempo.
He de llevar a mis crías con cadena
no sea se me vayan a la carretera.
Criaturas en sillas de paseo a ras de tubo de escape,
seres para el cáncer de pulmón.
Deberían llevarnos a juicio.
A juicio, a santo juicio,
porque somos todos pederastas,
culpables de joder a la infancia.

CH.

This entry was posted in Cultura, Poesia. Bookmark the permalink.